DESDE PIGÜÉ INTENTARON UN “CUENTO DEL TÍO” EN SAN PEDRO

Es llamativa la modalidad que hace unos días usó un estafador para intentar engañar a un taxista de aquella ciudad, distante a 600 kilómetro de Pigüé.
Un hombre llamó a una agencia de San Pedro, dijo ser dueño de una estancia y que necesitaba hacer una comisión en Arrecifes a dónde había que ir a buscar un “paquete” y llevárselo a él. En un primer momento, indicó que había que pagar 5 mil pesos para retirar el envoltorio y, posteriormente, pidió que se transfiera por cuenta bancaria porque “la chica de la caja” del comercio se iba antes. El engaño no se consumó porque en la agencia advirtieron la maniobra y ningún chofer concurrió.

Sabido es que los estafadores tienen mil maneras de lograr su cometido y muchas veces lo logran. Generalmente, son las propias víctimas las que cuentan cómo las engañaron o intentaron hacerlo, en su mayoría a través de comunicaciones telefónicas.
Uno de esos casos le ocurrió hace unos días a la agencia de Taxis de Plaza Belgrano en la ciudad de San Pedro donde un hombre llamó, dijo ser “dueño de la estancia La Lucila” y que necesitaba hacer una “comisión”.
En su relato acelerado, el masculino detalló que había que retirar un “paquete” en Arrecifes y pagarlo con 5 mil pesos. La persona pidió muchos datos del chofer que iba a concurrir y en qué auto. Incluso, su teléfono al que envió por WhatsApp fotos del envoltorio y le pidió que “vaya yendo” que él le iba a avisar en ese transcurso a qué dirección debía trasladar el pedido ya que en ese momento “estaba en el medio del campo”.
La característica del número de teléfono con el que se comunicó tenía prefijo de Pigüé. Los trabajadores dudaron de la veracidad del viaje. No tan convencido, un conductor estaba yendo a su casa a buscar la plata cuando el estafador le avisó que tenía que transferir 4.800 pesos por cuenta bancaria porque “la chica de la caja” del comercio se iba antes. Entre medio, prometió que al recibir su encomienda, iba a pagar eso, la labor realizada e incluso, dar una “generosa propina”.

“Tanto el conductor como la agencia de taxis de San Pedro dudaron del viaje y no lo llevaron adelante. Otra de las cuestiones que prestó a la duda es que la estancia La Lucila está ubicada en el kilómetro 208 de la ruta 8, a sólo 15 kilómetros de Pergamino. Es decir, es curioso que una persona con un teléfono registrado en Pigüé, pida una comisión a realizar en Arrecifes”, informó el Semanario La Opinión de San Pedro.

Info Pigüé consultó a un miembro de la familia Champredonde y pudo constatar que se trató -efectivamente- de un intento de “Cuento del Tío”. La inquietud de este medio era que quizás se había tratado de una confusión teniendo en cuenta que esta familia pigüense cuenta con su establecimiento denominado “La Lucía” (tal vez la operadora había entendido mal el nombre del inmueble); pero no fue así: aclararon muy gentilmente a este medio que nadie de la familia llamó ni se comunicaron con ninguna persona de San Pedro. Es más, supieron de la noticia al ser consultados por Info Pigüé.

Si bien el llamado tiene característica de Pigüé, ello no significa que la comunicación a la agencia de autos de alquiler sea de un teléfono de nuestra ciudad, dado que el radio con que cuenta este prefijo (02923) es muy amplio, siendo el mismo para varias localidad de la zona.

Fuente: propia y Semanario La Opinión (San Pedro)
Fotos: solamente ilustrativas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *