El avión hidrante con base en Pigüé trabajó en los incendios de Villa Gesell

Villa Gesell no tiene paz. Tras convertirse en el epicentro de las miradas por el brutal asesinato de Fernando Báez Sosa, en un hecho que visibilizó distintas escenas de violencia que la ciudad atraviesa en la temporada alta, ahora son los incendios forestales los que amenazan a la localidad balnearia.
Un voraz incendio arrasó con más de 50 hectáreas de pastizales y bosque y encendió las alarmas al desplazarse hacia las zonas habitadas debido a los fuertes vientos, pese a los esfuerzos de 22 dotaciones de Bomberos y los efectivos de la Policía bonaerense y de la Policía Federal que llegaron al lugar. El siniestro se inició en el bosque ubicado sobre la Avenida Buenos Aires, en el ingreso a la ciudad, y una casa del barrio Los Troncos fue alcanzada por el fuego a pesar de que turistas y vecinos se acercaron al lugar para ayudar a combatir las llamas. El Sistema Nacional del Manejo del Fuego puso a disposición un avión hidrante y un helicóptero con helibalde, al tiempo que un segundo avión se trasladaba desde Pigüé para colaborar en el operativo. “El fuego empezó por el bosque y alcanzó a la casa. Más de la mitad de la casa quedó arruinada porque los bomberos tuvieron que romper el techo. Por suerte pudimos sacar la mayoría de las cosas y sólo se perdieron daños materiales, no hay heridos”, dijo un habitante de la zona en diálogo con la señal TN. A su vez, un efectivo señaló que “es un incendio de grandes dimensiones que está activo”, en declaraciones al mismo canal. Las condiciones del clima, caluroso y seco, y el intenso viento proveniente del oeste complicaron las tareas de los bomberos, quienes pedían a los vecinos que se alejaran de la zona hasta que las llamas estuvieran controladas. Fuente: ambito.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *