INFORME DEL CREEBA PARA PIGÜÉ Y LA REGIÓN.

A continuación compartimos el espacio de la región del Informe Económico elaborado por el Centro Regional de Estudios Económicos de Bahía Blanca (CREEBA (para el lapso marzo-abril del corriente año). Comercio, industria y servicios de la Región.Durante el bimestre enero-febrero, la situación general de la Región (donde se consideran las localidades de Punta Alta, Coronel Dorrego, Coronel Pringles, Puan y Pigüé), mostró un saldo de respuesta considerado como desalentadora (según parámetros CREEBBA) respecto al bimestre anterior. Este resultado representa un profundo empeoramiento en comparación al bimestre previo, donde el mismo había sido normal.La situación general en términos interanuales arrojó como resultado que la misma desmejoró en comparación a iguales meses de 2019.El saldo de repuesta para las expectativas generales de los consultados mostró que los mismos esperan que la situación empeore. Lo mismo ocurre al considerar las expectativas sectoriales, donde el resultado también predice una realidad poco alentadora en los próximos meses. De esta manera el panorama en el mediano plazo presenta una visión negativa, contraria al bimestre pasado, donde se aguardaba un sostenimiento de la situación económica. El nivel de ventas, respecto al bimestre anterior, mostró un desplome pronunciado, como consecuencia de la nula comercialización en muchos casos provocado por el aislamiento social y obligatorio implementado por el gobierno, ocasionando el cierre de gran parte de las empresas en toda la Región.En relación al plantel del personal, los empresarios continúan manteniendo el nivel de empleo, aunque en menor medida que el bimestre anterior.En términos sectoriales, la situación general respecto al bimestre previo exhibe un resultado desalentador para comercio y servicio, significando una desmejora respecto a enero y febrero. Asimismo, la industria ex-hibió una tendencia regular.Considerando las expectativas tanto a nivel general como sectorial, todos los rubros son pesimistas res-pecto al futuro cercano. Este hecho es consecuencia del deterioro que ha generado la paralización de la economía durante el bimestre analizado, donde los empresarios estiman dificultades respecto a la reactivación post-pandemia.En cuanto a las ventas respecto al bimestre enero-febrero, claramente existieron caídas significativas. En resumen, la actividad económica general en la Región manifestó una fuerte caída, generando un retroceso en comparación al bimestre previo donde se había observado una recuperación. La suspensión de lamayoría de las actividades, como resultado del establecimiento de la cuarentena obligatoria generó quelas firmas no pudieran funcionar y, de este modo, la facturación en muchos casos fue nula, perjudicando a toda la economía en su conjunto. Algunas empresas optaron por el comercio on line pero el mismo no fue suficiente para mantener el nivel de facturación habitual.A nivel sectorial, industria, comercio y servicios presentaron caídas en sus niveles de facturación y actividad en general como consecuencia del cierre de un gran porcentaje de empresas durante el aislamiento social obligatorio. Información sectorial del Mercado automotor: en la Región analizada, durante marzo y abril, se patentaron un 70% menos de unidades 0 km en términos interanuales. Además, respecto al bimestre anterior, se observó un decrecimiento del 63%. Por otro parte, la cantidad de transferencias realizadas en dicho período cayó un 67% respecto a igual período de 2019 y un 54% en comparación a enero y febrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *