Julián Meiller cuenta como viven la cuarentena en Lima

Julián Meiller es un pigüense, hijo de Quique y Olguita y hermano de Javier. Ingeniero Industrial recibido de la UNS y con estudios primarios y secundarios cursados en el Colegio “La Salle” de nuestra ciudad, se radicó hace poco más de un año en Lima al ser nombrado Gerente de Desarrollo Comercial de Pluspetrol en Perú, empresa en donde ha ido desarrollando una interesante trayectoria profesional. Desde allí y acompañado por su esposa Luz y sus dos hijos, Julián comenta a Infopigue.com como se vive este momento tan particular por la pandemia de Coronavirus: “Estamos con la familia instalados en Perú desde hace poco más de un año, nos vinimos aquí en febrero del año pasado, y ahora estamos atravesando esta situación que nos conlleva la pandemia del Coronavirus. Lo que puedo apreciar a diferencia de Argentina, es que Perú al estar en la costa del Pacífico tiene mucho intercambio comercial con Asia, eso hace que haya mucha gente de China y de Korea continuamente yendo y viniendo a Lima; esto alertó a las autoridades locales y han tomado medidas con anterioridad y más estrictas con respecto a la Argentina”. “Tengo dos hijos que están en edad escolar y ellos desde el 11 de Marzo que no van al colegio y desde el 16 de Marzo estamos todos en cuarentena, aquí hay Toque de Queda desde las 18hs hasta las 5AM y nadie puede salir en ese horario, también hay restricción con el uso de autos y sólo aquellos que obtienen el permiso por realizar tareas esenciales declaradas por el gobierno, y por ejemplo, si uno quiere ir al supermercado tiene que ir caminando. Desde la semana pasada se estableció que los varones pueden salir a realizar las tareas prioritarias (básicamente ir al supermercado y farmacia) los días lunes, miércoles y viernes, y las mujeres los martes, jueves y sábados, mientras que el domingo no puede salir absolutamente nadie; en eso creo que es más restrictivo que lo implementado por Argentina” destaca en la primera parte de la entrevista. Acerca de la cuarentena obligatoria que estableció el gobierno peruano sobre a mediados de marzo, Julián indicó que “los primeros días son los más difíciles porque son los de la transición, en nuestro caso le tuvimos que explicar bastante bien a los chicos sobre que se trataba más allá que en el último día en el colegio les anticiparon que no iban a ir por el Coronavirus, para ellos es difícil entender porque no pueden salir a jugar al fútbol, porque no pueden ir al parque o seguir con sus actividades normales. Una vez que superamos esa etapa de transición vas haciendo una rutina, gracias a las herramientas virtuales y digitales puedo seguir trabajando desde mi casa porque uno está continuamente en contacto y trabajando con los colegas”. “Los chicos tienen clases digitales en espacios de 30 minutos de 2 a 3 veces por día para no perder contacto con las profesoras, maestras y sus compañeritos. Nosotros vivimos en un departamento en el centro de Lima y tratamos a la tardecita de tomar unos mates, que los chicos tengan un rato de esparcimiento, algo de mini – tenis y actividad física que es importante para mantener la salud mental y física también. Con las clases On Line empiezan a surgir problemas con los servicios de internet y es por eso que se empiezan a restringir los usos, ahí es donde uno se da cuenta de lo dependiente que es de la tecnología; por ejemplo piden que no se envíen fotos, videos o notas y que se use racionalmente” destacó además. Sobre la cuestión económica y las afectaciones que conlleva esta recesión mundial, remarcó que “hoy buena parte de la economía peruana está impulsada por el turismo y esto ha tenido un impacto muy grande. Aquí hay un porcentaje de la población que vive día a día y esa es la parte más difícil de conciliar con estas medidas, si bien están demostrados los beneficios de la restricción social en función de las estadísticas, acá hay un montón de gente que necesita salir a trabajar para llevar su pan a la mesa de cada familia. Esa es la principal tensión que tiene Perú, se han tomado una serie de medidas tendientes a asistir a esa gente, pero esa ayuda es finita y hay una necesidad que hay que entender y que tiene que ver con la comida de cada familia. Esa es la parte más difícil de esta cuarentena”. “Se ha entregado un bono que es una especie de subsidio de unos 380 Soles (moneda peruana) y que equivale a 1/3 de un sueldo básico, el cual es otorgado a las personas que cumplen con ciertos requisitos. Ahora se está analizando la posibilidad de extender ese bono porque en principio era para cubrir la primera etapa de la cuarentena, por lo que seguramente se reforzará esa ayuda. También se han extendido los plazos de pago de los servicios públicos y los bancos han hecho lo mismo con el pago de las tarjetas de crédito y con los pagos de créditos hipotecarios” agregó. “La empresa donde yo trabajo está vinculada al rubro de petróleo y gas, y nos ha surgido grandes complicaciones con esta situación que se vive a nivel mundial. Tenemos bajos precios y bajas demandas, pero como toda crisis es una fuente de posibilidades y esperamos una recuperación paulatina del sector lo antes posible. Es como nos pasa a nosotros que nos quedamos en casa esperando que esto pase lo más pronto posible y que podamos volver a tener nuestras actividades normalmente” mencionó en la última parte, además de saludar a toda su familia en el final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *