La Bodega Ita Malal ha finalizado la mejor de las vendimias desde su creación

Inmersa en nuestras sierras, la Bodega Ita Malal traslada a través del sabor de sus vinos toda la esencia de esta tierra, de sus vientos y sus inviernos fríos, de las agradables primaveras y las calurosas tardes de enero. Hace unos pocos días atrás, ha finalizado la mejor de las vendimias que lleva desde su creación, algo que entusiasma no sólo a sus propietarios sino que a todos aquellos que realzan el valor de tener un producto tan nuestro, un vino que nos represente desde su creación. “La gente que estuvo a cargo de la vendimia se pudo ir hace muy pocos días por la cuarentena, la cosecha terminó justo el 21 de marzo y de casualidad por cuestiones climáticas este año habíamos adelantado la vendimia por cuestiones climáticas, lo cual nos ayudó porque si hubiésemos empezado como siempre nos habríamos quedado trabado y sin poder cosechar porque no podríamos haber traído a la gente. Estamos muy contentos porque de todas las cosechas esta ha sido la mejor” explica a Infopigue.com Mariana Marcenac, responsable de llevar adelante este proyecto. Al hacer referencia al cambio que viene transcurriendo en el viñedo, indicó que “nosotros estuvimos equivocados con el asesoramiento, lamentablemente por inexperiencia y por ser esta una zona relativamente nueva para llevar adelante un emprendimiento de este tipo, no fuimos por el camino correcto.
Después de mucho tiempo me convencí y traje a un técnico y enólogo de Mendoza a trabajar fuerte a nuestro viñedo, y rápidamente cuando vio en las condiciones que estaba todo se puso el viñedo al hombro. El está desde octubre del 2018 y en pocos meses de trabajo de él se pudo ver una gran mejoría en la cosecha del año pasado, incluso hacía años que no cosechábamos blanco y el año pasado lo pudimos hacer sacando un vino que estará a la venta la semana que viene”. “Con la intervención de este técnico sacamos adelante la viña en poco tiempo, pero según sus conceptos para que la viña esté en su punto exacto lleva un trabajo de 4 a 5 años por lo menos, esto nos entusiasma porque en muy poco tiempo la producción y el viñedo mostraron un gran avance. Nosotros teníamos un problema de cantidad porque lo poco que salía era medianamente de calidad, ahora tenemos una mayor cantidad y hemos mejorado la calidad, en mi caso y por falta de experiencia creía que el vino tenía que ver con un buen enólogo y la realidad es que no, hacer el vino no es tan complicado sino que la clave está en cosechar una buena uva. El trabajo que se hace desde la poda que comienza en agosto, y todos los trabajos que se hacen en la viña son muchísimos más importantes para obtener una buena materia prima que después se verá reflejado en el vino” agregó Marcenac. Al hacer referencia sobre la producción de este año y el trabajo realizando en la vendimia, comentó que “este es el segundo año que traemos cuadrillas completas de Mendoza y en esto también tiene que ver los consejos del técnico, la gente de allá conocen de viñedos y tienen mucha más experiencia, además que son más rápidos y no demoran en levantar la uva que está en el punto, porque sino corrés el riesgo de que la uva se enferme o se pase. Para esta cosecha estimamos que vamos a llegar a los 20.000 litros que es un número considerable, porque serían unas 35.000 botellas aproximadamente. Veníamos de años anteriores muy flojos, aunque es un viñedo que por lo que hemos hablado con el técnico tiene un potencial para dar el triple de lo que está dando actualmente, pero de pasar los años 2016 y 2017 sin nada de cosecha y poder llegar a estos números, para nosotros es muy bueno”. “El enólogo que está trabajando con nosotros nos aconsejó trabajar más en lo que es varietales, no hacer mezcla de uvas. Nosotros veníamos saliendo con un vino blend que era un corte de las uvas tintas que son Cabernet Sauvignon y Merlot, no teníamos blanco pero a partir de la cosecha 2019 tenemos blanco y por una cuestión de consumo el vino blanco que más se demanda es un cosecha tardía o blanco dulce natural, entonces el vino blanco que hicimos en el 2019 y este año es un Sauvignon Blanc cosecha tardía, que es un vino con resto de azúcar y dulce y es el recomendado. Es el recomendado, porque es increíble el vino que se ha logrado” sostuvo la responsable de la bodega. Consultada sobre la comercialización de los vinos, Mariana explicó que “hemos mejorar el arranque que es obtener una uva de calidad, siempre tuvimos un vino bastante bueno a pesar de uvas de menor calidad, y el tema de la comercialización es otro de los puntos en los que venimos peleando desde hace mucho tiempo porque la competencia es difícil, no es fácil salir a competir con un vino de la Provincia de Buenos Aires. Desde diciembre del año pasado veníamos conversando con gente de Misiones y de Brasil porque estudiando el mercado vimos que hay un segmento interesante en Brasil. Habíamos empezado a dialogar con gente de la frontera seca entre Misiones y Brasil, en febrero el enólogo viajó para reunirse con ellos y cerramos una venta de una partida importante de vinos cosecha 2019, pero con esta cuestión del Coronavirus y el cierre de fronteras sumado a todo lo que conlleva la situación, está todo frenado sin saber hasta cuando; después y como siempre seguimos comercializándolo en la zona, lo más fuerte es Sierra de la Ventana donde tenemos un distribuidor que llega hasta Bahía Blanca”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *