Liga Regional de Fútbol: Eduardo Salvi y una idea interesante para un posible torneo

Eduardo Salvi, director técnico de Peñarol de Pigüé, propone un formato para este año en caso que se pueda volver a jugar en septiembre. Garantiza 10 partidos como mínimo y dos clásicos. La duración sería de 3 meses. Los detalles del proyecto que cuenta con el aval del club azulgrana.

Por Claudio Meier, de Nuevo Día La pandemia global de coronavirus ha afectado el normal desarrollo de la vida cotidiana y por supuesto el deporte en general. El fútbol de la Liga Regional de Coronel Suárez no escapa a los problemas a partir de las medidas de prevención aplicadas por los distintos estamentos gubernamentales, tendientes a evitar los contagios. El hecho de estar inmersos en una situación de emergencia sanitaria, la falta de certeza sobre cuándo será posible el retorno a los entrenamientos y a la actividad competitiva, además de la forma en cómo podrá llevarse a cabo, no significa que no puedan proyectarse escenarios respecto del futuro. En tal sentido, en la inteligencia de aportar una idea en el hipotético caso que se pueda jugar a partir de septiembre, tal como días pasados lo comunicó el consejo directivo liguista a los clubes afiliados, Eduardo Salvi –director técnico de Peñarol de Pigüé—elaboró una propuesta para su consideración. La misma resulta interesante, sería aplicable en el tiempo que restaría hasta la finalización del año calendario (la duración es de 3 meses), cuenta con el aval de Martín Cappelletti, presidente del club azulgrana, y fue trasladada en forma personal a algunos colegas suyos, dirigentes y también periodistas para que pueda ser analizada y debatida. “Hoy estamos hablando de una cosa, pero no sabemos si más adelante se podrá o no. Pero dejo la inquietud. Si se puede y la aprueban bárbaro, sino le buscarán la vuelta para hacer algo mejor”, dijo el orientador de la institución azulgrana. En cuatro zonas A partir de dos grandes grupos, donde los 20 clubes participantes están distribuidos de manera geográfica, el sistema de disputa contempla la conformación de 4 zonas de 5 equipos de acuerdo a un sorteo de las parejas de clásicos. En un lote aparecen Blanco y Negro, Boca Juniors, Deportivo Sarmiento, Tiro Federal de Coronel Suárez, San Martín de Santa Trinidad, Independiente, El Progreso, Atlético Huanguelén, Empleados de Comercio y Peñarol de Guaminí. En el otro están Club Sarmiento, Deportivo Argentino, Peñarol de Pigüé, Unión Pigüé, Automoto, Unión de Tornquist, Racing Club, San Martín de Carhué, Puan F. Club y Tiro Federal de Puan. “Se haría un sorteo entre los tradicionales rivales. Por ejemplo Blanco y Negro iría a la zona A y Deportivo Sarmiento a la B; Club Sarmiento a la C y Peñarol de Pigüé a la D y así sucesivamente. Los clásicos se disputarían a manera de interzonal”, explicó el entrenador pigüense. A partir del 6 de septiembre (fecha tentativa de inicio) se disputaría a dos ruedas y clasificarían los cuatro primeros de cada zona para armar los octavos de final. “El último de cada grupo, que queda eliminado y sería el que menos juega, disputaría 10 fechas”, comentó. Eduardo Salvi sostuvo que, dado las circunstancias, “traté de hacer algo corto, atractivo porque habrá dos clásicos como mínimo y partidos bastante atrayentes en cada zona, y lo más económico posible porque se realizarán menos viajes”.Los cruces El armado de los cruces responde al siguiente detalle: Octavos de final: 1° zona A vs. 4° zona C (llave 1); 2° zona A vs. 3° zona C (llave 2); 3° zona A vs. 2° zona C (llave 3); 4° zona A vs. 1° zona C (llave 4); 1° zona B vs. 4° zona D (llave 5); 2° zona B vs. 3° zona D (llave 6); 3° zona B vs. 2° zona D (llave 7) y 4° zona B vs. 1° zona D (llave 8). En esta instancia el ganador de cada zona obtiene la localía y la ventaja deportiva (con el empate avanza) para premiar a los que mejor hicieron las cosas. En los demás cruces el mejor posicionado obtiene únicamente la localía y en caso de empate se define por penales. Cuartos de final: ganador llave 1 vs. ganador llave 6; ganador llave 2 vs. ganador llave 8; ganador llave 3 vs. ganador llave 5 y ganador llave 4 vs. ganador llave 7. En estos encuentros el mejor ubicado tendrá la localía y en caso de igualdad se resuelve desde el punto penal. Semifinales: se arman por sorteo y de la misma forma se resuelven las localías. Tanto en octavos, como en cuartos y las semifinales la recaudación es compartida deducidos los gastos. Finales: el campeón se define en una serie al mejor de tres partidos. Ida y vuelta en la cancha de cada club y en caso de ser necesario un cotejo desempate se disputaría en escenario neutral.Un formato fijo Consultado Eduardo Salvi por Nuevo Día sobre la posibilidad de cambiar la época de disputa, con un comienzo en agosto/septiembre para finalizar en abril/mayo, una alternativa a la que adhieren muchas personas vinculadas a este deporte, consideró que “no es tan fácil, porque iríamos a contramano de todas las ligas del interior”. El ex zaguero central entiende, en cambio, que sí se podría iniciar el campeonato 2021 antes de lo habitual. “Podría arrancar en febrero, parar en junio y julio que es la época más fea para no dañar a los clubes en lo económico dado que va menos gente a las canchas, y continuar después. Hacerlo más atractivo y más largo”, expresó. Adelantó que está estudiando algo al respecto y que la premisa es “dejar un formato para siempre, que no tenga que ser modificado año tras año”. A su vez abogó para que los presidentes de los clubes se reúnan con sus respectivos técnicos, dado que la mayoría tuvo un pasado como futbolista y pueden aportar ideas. Fuente: Nuevo Día Digital (Claudio Meier)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *