Notararigo: “Si los comercios realizan una atención controlada, con una persona atendiendo y un administrativo, como máximo, se podría flexibilizar la cuarentena en el sector comercial”

Los pedidos ya están en el despacho del gobernador Kicillof. La lista incluye desde oficios ligados a la construcción hasta personal doméstico y profesionales. También se propuso la reapertura “controlada” de comercios cerrados hace un mes y de algunas industrias. “Si los comercios realizan una atención controlada, con una persona atendiendo y un administrativo, como máximo, se podría flexibilizar la cuarentena en el sector comercial. Y en el caso de los profesionales pedimos que puedan trabajar a puertas cerradas, salvo los que están ligados a la salud, con una persona por turno y sin sala de espera”, señaló el intendente de Saavedra, Gustavo Notararigo.  “Hay que empezar a contemplar la situación de las actividades que en los distritos chicos como el nuestro no implican mucho movimiento de gente. Si se cumple un protocolo estricto y no se reúne mucha gente en espacios cerrados, los negocios que son atendidos por una o dos personas pueden funcionar”, opinó el jefe comunal de Puan, Facundo Castelli. 

Coronel Suárez ya está aplicando excepciones “administradas”

   Amparado en lo que algunos consideran “grises legales” dentro del decreto 297/2020, a través del cual se dispuso el aislamiento social preventivo y obligatorio en todo el país, el municipio de Coronel Suárez está llevando adelante desde hace algunos días una “cuarentena administrada”.     “Escuchamos a los vecinos y con responsabilidad, de a poco, fuimos tomando medidas”, señaló el intendente Ricardo Moccero. Las medidas a las que se refirió el jefe comunal se desprenden del artículo 10º del decreto 297/2020, a través del cual el presidente Alberto Fernández dispuso la cuarentena total y obligatoria a partir del 20 de marzo pasado.     En ese artículo de detalla que “las provincias, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los municipios dictarán las medidas necesarias para implementar lo dispuesto en el presente decreto, como delegados del gobierno federal”, sin perjuicio de otras medidas que deban tomar “en ejercicio de sus competencias propias”. Algunos intendentes -entre ellos, Moccero- interpretan que esta parte del decreto los habilita a disponer flexibilizaciones. A partir de esto, fue emitiendo excepciones que permitieron que pudieran reanudar su trabajo psicólogos, kinesiólogos, odontólogos, nutricionistas, peluqueros, depiladoras, manicuras y podólogos, entre otros. En todos los casos, la reanudación de labores se hizo con turnos, sin sala de espera y a puertas cerradas.     También se dispuso que los comercios puedan realizar envíos a domicilio y que, los que no puedan hacerlo -los de venta de vestimenta o calzado, por ejemplo- abran sus puertas tres veces por semana y sólo durante la mañana. Las aseguradoras e inmobiliarias, por su parte, funcionan dos días a la semana.    “El único requisito es contar con una habilitación firmada por el propio intendente y el uso de tapabocas por parte de dueños, empleados y clientes”, indicó una fuente comunal.    Hasta el momento, el distrito no tienen ningún caso de COVID-19 confirmado. Fuente: La Nueva.
Un comentario Agregar el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *