SAAVEDRA: EL SELLO DE LA INMIGRACIÓN

El Área de Turismo del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires elaboró un informe referido a la inmigración donde destaca a tres municipios bonaerenses. A continuación reproducimos esa nota:

Las numerosas colonias de inmigrantes que llegaron al país hacia finales del siglo XIX y principios del XX, son parte de la identidad de la provincia de Buenos Aires. Las colectividades dejaron su marca cultural a través de la gastronomía, la danza, las festividades, sus historias y la producción de cultivos. 

En 1949 se estableció el 4 de septiembre como el Día del Inmigrante. La fecha fue elegida en conmemoración por la disposición del Primer Triunvirato (1812) que promovía la llegada de habitantes de otros países.

En Saavedra, al igual que en la mayoría de los municipios bonaerenses, el legado de la inmigración forma parte de su patrimonio intangible.

La colonia francesa en el sudoeste

Pigüé, ciudad cabecera del partido de Saavedra, se caracteriza por la impronta que inmigrantes franceses le imprimieron a ese destino del sudoeste bonaerense.

En 1884 llegaron las primeras cuarenta familias procedentes de la región de Aveyrón, Francia, acompañadas de Clemente Cabanettes y Francois Issaly, dos franceses que fundaron la colonia aveyronesa de Pigüé el 4 de diciembre de ese mismo año. El nombre de la ciudad proviene de la palabra mapuche “PI-HUE” que significa “lugar de encuentro”.

Allí, la tradición francesa puede encontrarse en los techos en mansarda, en el estilo Art Decó, en la enseñanza de francés en el nivel primario y en las obras de Numa Camille Ayrinhac, pintor francoargentino que retrató a Juan Domingo Perón y a Eva Duarte. También en sus platos típicos.

En Pigüé se disfrutan platos de la gastronomía aveyronesa como el aligot, un puré de papas con queso tomme que le otorga una textura especial, las papas trufadas y choux farsi (repollo relleno con carne). Además se pueden degustar las pascadas “que tradicionalmente se comían luego de la pascua, de ahí viene su nombre. Se elaboran con harina, huevo, leche y espinaca en el caso de las saladas. Las dulces, en cambio, no llevan vegetales y se espolvorean con azúcar”, según detallan en Comidas Pigüenses (FB).

En esa cocina de influencia francesa no podía faltar la omelette. Todos los años, se celebra el aniversario de la ciudad con la Fiesta de la Omelette Gigante, evento que se realiza sólo en siete localidades del mundo, una de ellas Pigüé. 

Afrontar el desarraigo, atravesar distancias y adaptar tradiciones a una nueva tierra, eso hicieron los inmigrantes para comenzar una nueva vida. Esa mezcla de lo foráneo y lo local hace de la diversidad, un sello de la identidad bonaerense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *