TODOS POR SAAVEDRA HIZO PÚBLICA UNA “CARTA A NUESTROS POLÍTICOS Y POLÍTICAS LOCALES”

La Presidenta del Bloque vecinalista, Micaela Celluci elevó a los medios una misiva donde menciona su lucha contra los liderazgos -especialmente- locales. “Es muy pronto para sacar conclusiones, aún no sabemos dónde va a terminar todo esto, con qué nos vamos a encontrar cuando el aislamiento sea, de a poco, levantado. Creo que, como en todos los grandes momentos de crisis, varios son los caminos por construir pasada la pandemia. Desde mi lugar he decido trabajar para construir nuevas reglas, nuevas estructuras sociales y políticas porque aunque suene grande todos tenemos un lugar como co-creadores, a pesar de que los históricos manipuladores del poder político y económico nos hayan dicho lo contrario.El mundo después del COVID-19 debe ser un mundo que tenga al ser humano como protagonista de la historia, que permita las construcción de territorios colaborativos y participativos, que tenga al cuidado del medio ambiente como columna vertebral, que permita construir sociedades donde todos y todas importemos. Y digo esto porque creo que hoy el mundo está en el extremo opuesto.Entonces, mi preocupación hoy está en evitar que los liderazgos, sobre todo los locales, se alejen cada vez más del camino de la co-construcción de la política local y de la democracia. Entiendo que para quienes se criaron dentro de la “vieja” política sea una tentación, en este contexto, querer ser los súper héroes o las mujeres maravilla, pero esos personajes sólo existen en las historietas. En la vida real somos muchas mujeres y hombres que la peleamos día a día para que nuestra familia esté bien, para dar lo mejor en el laburo, para que a nuestro vecino no le falte la comida. Y aunque les moleste escucharlo, señores y señoras funcionarios y funcionarios del poder político local, ustedes también son parte de la historia real de nuestra comunidad, nuestra historia no es una historieta: no hay súper héroes voladores ni mujeres maravilla con fuerza extraordinaria, son parte de la comunidad, no la sobrevuelan en la alfombra mágica de Aladino.Pero a algunos y a algunas, cuando se creen que tienen un poco de poder, les encanta subirse a esa alfombra, mirar desde arriba y “enseñarnos” a los de abajo. Lamento decirles que yo no entiendo a la política de esa manera. Hannah Arendt, una gran filósofa judío alemana del siglo XX, decía que los seres humanos no somos “animales políticos”, no es algo innato con lo que nacemos. La política ES CON EL OTRO: implica encontrarnos con el otro, exponernos ante los otros con nuestras opiniones, defectos, virtudes, aciertos y errores, implica que los otros también se expongan de la misma manera, y en esa exposición, que sólo puede surgir de ese encuentro, es posible CONSTRUIR EL ESPACIO POLÍTICO. Para Arendt, que estudió las atrocidades de los totalitarismos, la POLÍTICA ERA LA ÚNICA ESPERANZA DE SALIR DEL GENOCIDIO ¿por qué? Porque implicaba justamente eso, las construcción CON EL OTRO, DISTINTO A MÍ. La búsqueda de la destrucción del diferente no es política, la violencia y la gran fuerza militar de los Estados, sostenía, no puede ser lo único que como humanidad tengamos como parte de la política.Con todas las diferencias y distancias que existen entre el totalitarismo y la pandemia del COVID-19, hay algo en la política local que me llama urgentemente volver a Arendt y pedirle a nuestros políticos y políticas locales que construyamos la política con el otro. Construir no es reunirse para decir todo lo bien que hago las cosas, porque cuando esto ocurre no hay exposición en los términos de Arendt. Es sólo información. Construir es tan simple como la palabra lo indica: yo pongo este ladrillo y vos el otro y vamos dando forma al edificio según la visión común que ambos tenemos del edificio. Construir con el otro diferente no es negar la libertad de expresión porque no sos concejal, intendente, capitán del barco o el genio de la lámpara de Aladino. Construir con el otro diferente es sentarse a escuchar, ante todo escuchar, y trazar en conjunto hacia dónde ir.El mundo después del COVID-19 tiene que ser un mundo donde, ante todo, escuchemos. Creo que en la historia de la humanidad ya se han dicho muchas cosas, muchos discursos grandilocuentes, con palabras bonitas. Pero hemos escuchado poco, NOS HEMOS ESCUCHADO POCO. Por eso, después del COVID-19, el mundo tiene que ser un mundo donde aprendamos a escuchar, a ponernos en el lugar del otro antes de hablar y de opinar, a exponernos “desnudos” antes los demás para que los otros sean parte de mi construcción como persona. Porque si hay algo que sabemos hacer los seres humanos es reinventarnos y buscar la luz aunque nos digan que la luz ya no existe. Porque si hay algo de lo que jamás nos van a poder convencer es de que perdimos la capacidad de escuchar.Entonces, políticos y políticas locales (para los que creen que son superman o la mujer maravilla que no son todos los políticos y políticas locales, es importante la aclaración) ¿si hacemos el ejercicio de escucharnos y probamos la construcción con el otro y no a pesar del otro? Y no escribo esto porque crea tener la verdad, escribo esto porque espero que nos demuestren a todos los ciudadanos y ciudadanas del Municipio de Saavedra (Pigüé) que estoy equivocada” finalizó la Presidenta del Bloque Todos por Saavedra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *